Consejos para cuidar tu presupuesto de boda

Hablar de planificación, presupuesto o costos, quizá no sea lo más atractivo de la etapa de novios; sin embargo puede ahorrarte disgustos para el recuerdo del día más importante de tu vida (sin invertir todos nuestros ahorros o incluso endeudarse con préstamos bancarios o familiares).

Creo firmemente que lo más importante es que la pareja viva y disfrute esa fecha tan soñada, planificada, esperada y también sacrificada junto a las personas que más quieran, que han sido parte de su vida y que comparten su felicidad. Ver a una pareja enamorada y feliz es lo que todo invitado desea ver y lo que hará que tenga un recuerdo inolvidable de tu boda.

Así que quiero darte 9 tips o consejos para cuidar tu presupuesto de boda:

  1. Conversa con tu novio y determinen el monto que estén dispuestos a invertir para su boda: Les ayudará tener referencias de amigos que se han casado recientemente y que con confianza les pueden dar algunos montos referenciales y digo referenciales porque cada boda tiene requerimientos y necesidades distintas: número de invitados, prioridades, lugar, tipo de celebración, etc.
    Probablemente no sepas cuánto cueste “la boda de tus sueños” pero si juntos son conscientes pueden saber cuánto podrían invertir en su boda y basarse en ello, incluso es probable que reciban ayuda de familiares y amigos.
  2. Juntos, determinen las prioridades para su boda: Es decir qué es lo que más quieren resaltar ese día o qué es lo más importante para ustedes, para que puedan darle mayor importancia y probablemente un mayor presupuesto. Puede ser la fotografía, el video, el local, el catering, la decoración, etc. Recomiendo fijar de 3 a 5 puntos más importantes para la pareja.

  3. Definan y limiten el número de invitados: Esto ayudará desde el inicio a tener un presupuesto real. A menor número de invitados menor presupuesto. Les recomiendo hacer la lista de personas que son importantes en su vida y su relación, no se sientan presionados a invitar a personas que no quieran invitar. Al tener una boda más íntima te permitirá sonreír, abrazar, agradecer y dedicar aunque sea unos minutos a todos tus invitados y eso los hará muy felices. Sólo cierra los ojos, imagina el día de tu boda: ¿a quienes realmente les gustaría ver en ese inolvidable día?
  4. No tomes decisiones inmediatas, por presión o impulso, es probable que luego te puedas arrepentir: Es una etapa muy emotiva pero evalúa los pro y contra y sólo compra los productos o contrata los servicios que verdaderamente quieres y te sean útiles.
  5. Realicen un plan de ahorro mensual y/o adelanto de pagos según sus ingresos, el presupuesto fijado y el tiempo que falta para tu boda. Si deseas ir ganando un dinero extra (rentabilizar) con tus ahorros, evalúa depositarlo en fondos mutuos extra conservadores, plazo fijo o algunas cuentas de ahorro en el banco de tu preferencia pero siempre en la moneda de tus ingresos.

  6. ¿Por qué siempre sábado?: Pueden casarse un viernes o un domingo, estos días te permitirían negociar mejores precios y beneficios con casi todos los proveedores.
  7. Si van a solicitar algún préstamo, te recomiendo que lo hagas en la moneda en la que recibes tus ingresos y en plazo mínimo de 12 meses y máximo de 24 meses para obtener una buena tasa de interés y una cuota más manejable que no afecte tus demás responsabilidades. Además de evaluar la tasa de interés anual (T.E.A.), también es importante fijarse en las comisiones y gastos, es decir el costo real del préstamo (T.C.E.A) y que te permitan realizar prepagos o cancelaciones anticipadas sin cobro de penalidad.
  8. Contrata los servicios de un profesional recomendado: Muchos creen que no es necesario o que incrementará su presupuesto, pero no es así, porque un(a) buen(a) wedding planner tiene conocimiento del mercado, tiene un amplio abanico de proveedores, muchas veces maneja precios especiales con los cuales ustedes serán los beneficiados, además de un mejor manejo y negociación de precios, sabe realmente lo que necesitas, optimiza el presupuesto y también su tiempo, entre otros beneficios.
  9. Para gastos pequeños o separar alguna buena promoción puedes usar tu tarjeta de crédito, teniendo mucho cuidado y planificando los pagos. Recuerda que generalmente la tasa de interés de una tarjeta de crédito es mayor que la de un crédito personal. También revisa el sistema de recompensas con el que cuentas según tu tarjeta de crédito, pues haciendo un correcto uso de ellas, podrían canjear viajes, productos, etc. Las herramientas que nos brindan los bancos pueden ser muy útiles si los usamos de una manera responsable.

Realmente espero que estos tips o consejos te ayuden muchísimo a tomar las mejores decisiones. Si te gustó ayúdanos a compartirlo para ayudar a más novios y no olvides revisar los otros artículos de este blog de bodas.

Con cariño, Susana.

1 año ago

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *